Cobertor Lana Grovia

Cobertor Lana Grovia

La marca Grovia te ofrece sus nuevos cobertores de lana como complemento ideal tanto para tus pañales ajustados Kiwi Pie como para cualquier otro pañal ajustado de tu sistema de dos piezas.

La lana es el único material impermeable de origen 100% natural. No solo es la opción más tranpirable de todas, sino también la más ecológica. La lana requiere unos cuidados especiales, pero, sin duda, te compensará esta especial delicadeza en el lavado y lanolinizado por la transpirabilidad y durabilidad que obtendrás a cambio.

El cobertor de lana Kiwi Pie de Grovia es tipo pantaloncito (shortie), con piezas independientes en la cinturilla y las perneras con el objetivo de ajustarse al máximo y ofrecer la máxima protección antifugas, pero sin dejar marcas y tratando la delicada piel de tu bebé con toda la suavidad que se merece. El cobertor está fabricado con un 95% de lana merino y un 5% de spandex, una interesante combinación que te ofrece toda la impermeabilidad de la lana y la flexibilidad del spandex para ofrecer un ajuste fácil y sencillo a tu bebé.

En la zona central, la que está más en contacto con el pañal, el cobertor de lana merino Kiwi Pie de Grovia incluye un refuerzo para ofrecer una doble capa de lana en las zonas claves, garantizando así la impermeabilidad del cobertor.


Tallas

  • S (de 4 a 7 kg)
  • M ( de 6 a 10 kg)
  • L (de 10 a 16 kg)

Preparación
Como te decíamos antes, la lana es un material delicado, que requiere cuidados especiales, pero te compensará por todas las ventajas que ofrece. Antes de usar tu cobertor lo tendrás que lavar con un detergente adecuado para lana. Después de este lavado inicial lo tendrás que lanolinizar. La lanolina es la grasa natural de la lana de las ovejas, que suele perderse en el proceso de conversión de la lana en fibra, por lo que hay que hacer un tratamiento que devuelva a la lana su lanolina natural y, por tanto, sus propiedades impermeables.

Para lanolinizar un cobertor sigue los siguientes pasos:

  • Prepara un barreño de agua a unos 20 o 30 ºC de temperatura.
  • Disuelve una gota (solo una gota) de detergente para lana, lo que facilitará que emulsione la lanolina posteriormente.
  • Coge un poco de esta agua y caliéntala hasta casi hervir.
  • En este agua que has calentado disuelve un guisante de lanolina (esta cantidad sirve para lanolinizar hasta tres o cuatro cobertores de lana).
  • Añade el agua caliente con la lanolina en el barreño removiendo para que se mezcle homogéneamente. Si notas que quedan puntitos blancos es que la lanolina se ha enfriado y solidificado, con lo que tendrías que comenzar de nuevo el proceso. Si no ves esos puntitos blancos, pasa al siguiente punto.
  • Introduce en el barreño tus cobertores de lana del revés (lo de dentro afuera, ya que es importante que se impregne bien la parte interior del cobertor que es la que estará en contacto con el pipí) previamente humedecidos.
  • Déjalos en remojo al menos 15 minutos, aunque a mí, personalmente, me gusta hacer el proceso por la tarde y dejarlos toda la noche.
  • A la mañana siguiente, escurre estrujando suavemente los cobertores (no los retuerzas o estires ya que la lana se deformaría).
  • Enrolla tu cobertor en una toalla y retuerce la toalla para que esta absorba todo el exceso de agua que suelta el cobertor.
  • Pon tu cobertor a secar en una superficie plana y alejada de fuentes de calor y de la luz directa del sol.

Tendrás que repetir el proceso al menos un par de veces para lograr una lanolinización adecuada del cobertor. Si quieres comprobar la correcta impermeabilización, deja caer unas gotas de agua sobre el cobertor. Si estas resbalan sobre la superficie y se quedan ahí, es que has logrado la impermeabilización. Si el cobertor de lana absorbe el agua, tendrás que insistir con algún lanolinizado adicional.

Cuidado y lavado
Después de lanolinizar adecuadamente tu cobertor, lo podrás usar y después de su uso no será necesario lavarlo sino simplemente darlo la vuelta y airearlo durante unas cuantas horas. Si usas la lana para el pañal nocturno, con un solo cobertor tendrás para varias semanas de uso sin problema.

El cobertor de lana se lava cuando se ha ensuciado de caquita (se trata la mancha localmente y luego se lava), después de dos o tres semanas de uso, cuando no se le va el olor a pipí después de airearlo, o cuando al quitarlo se ha calado y mojado bastante de pipí. En el caso de las manchas locales, frota suavemente la barra de jabón para lana sobre la mancha. No frotes, retuerzas o estires tu cobertor. En caso de un lavado generalizado, puedes hacerlo a mano o en un programa de prendas delicadas de la lavadora.

Si lavas tus cobertores de lana con un jabón sin lanolina, recuerda que deberás re-lanolinizar el cobertor cada dos o tres usos. Si lavas tu cobertor con un jabón con lanolina (como Eucalán), no será necesario relanolinizar tras los lavados, ya que la lanolina que se pierde en el lavado se repone con la que contiene el propio jabón.

Escribir un comentario

Por favor acceda o regístrese para comentar.
  • Marca: Grovia
  • Código: Kiwi Pie
  • Disponibilidad: En Stock
  • 35,00€
  • Sin impuestos: 28,93€

Opciones disponibles

Eucalan es un jabón formulado para lavar prendas delicadas con el máximo mimo y cuidad..
12,50€
Antes de impuestos: 10,33€
Eucalan es un jabón formulado para lavar prendas delicadas con el máximo mimo y cuidad..
5,00€
Antes de impuestos: 4,13€
Set de cuatros toallitas lavables bambú de la marca Bambooty para limpiar al bebé. Se ..
10,00€
Antes de impuestos: 8,26€