En Culitos de Tela usamos cookies

Alguna de estas cookies son esenciales para el funcionamiento de la tienda, mientras que otras nos ayudan a mejorar tu experiencia aportándonos datos sobre como usáis el sitio. Para una información más detallada de las cookies que usamos, por favor, revisa nuestra Pólitica de Cookies

Acepto la configuración

Preparar los pañales de tela antes de su primer uso

Posted by Eloisa 19/02/2020 1 Comment(s)

Igual que hay productos que requieren unos pasos previos antes de utilizarlos, como el famoso "Agítese antes de usar", los pañales de tela necesitan un pequeño proceso de preparación antes de empezar a ponérselos a tu bebé, para lograr que funcionen de manera óptima. Si no lo haces, los pañales no se echarán a perder, obviamente, pero su rendimiento  puede ser un poco decepcionante al principio.

 

Lo primero, nunca me cansaré de repetirlo, es leer los símbolos de lavado de las etiquetas y las instrucciones del fabricante. Usar un producto prohibido, una temperatura de lavado inadecuada o una técnica incorrecta puede llevar a un deterioro prematuro de los tejidos y, además, anulará la garantía del fabricante.

 

En segundo lugar, aunque los pañales sean nuevos, siempre hay que lavarlos antes de usarlos por primera vez. Aunque aparentemente estén perfectos, pueden haber acumulado polvo durante el transporte y almacenaje. Seguro que con toda la ropita de tu bebé lo has hecho. Pues con los pañales igual. Obviamente, este primer lavado tiene que seguir todas las "reglas y recomendaciones de lavado" que te ofrecemos nosotras o las del fabricante, si es que son diferentes.

 

En tercer lugar, debes tener en cuenta los materiales que componen el pañal que vas a preparar. En función de los distintos tejidos, necesitarás hacer cosas diferentes.

 

  • Materiales sintéticos, principalmente el poliéster, ya sea en forma de microfibra, polar o micropolar o coolmax. Simplemente necesitarás lavarlo una vez y ya puedes comenzar a usarlos. Solo ten cuidado de usar una menor cantidad de la normal de detergente y de programar aclarados adicionales hasta que se haya enjuagado todo el detergente.

 

  • Materiales de origen vegetal:  algodón, bambú y cáñamo requieren varios procesos de lavado para alcanzar su absorbencia final. El proceso de lavado y secado hace que el entramado de las fibras se vuelva más denso y aumente su capacidad para retener la orina.
    • Además, con estos lavados previos, nos aseguramos que las fibras naturales como el algodóny el cáñamo pierden sus aceites naturales. Por eso es importante hacer estos lavados previos por separado del resto de pañales.
    • Puedes aprovechar tus coladas de manteles, servilletas, cortinas, etc, para hacer la preparación de tus absorbentes.
    • Intenta no lavarlos junto a toallas porque se podrían formar bolitas en el tejido de los pañales. Algunos profesionales del mundillo del textil advierten que "cuanto más oscuro sea el color de la fibra, más lavados necesitará para eliminar todos los aceites y estar completamente preparada para el uso"; por eso, los algodones y cáñamos que han pasado por un proceso de blanqueado, necesitarán menos lavados previos, ya que el blanqueo se lleva parte de los aceites.
    • Recuerda que los absorbentes de origen natural encogen con el lavado. El algodón y el cáñamo tienen un índice de encogido de entre el 10% y el 15%, pero el bambú puede llegar hasta el 20%.
    • Normalmente, después de repetir este proceso 3 o 4 veces, la absorbencia puede empezar a ser adecuada, aunque se estima que alcanzan su máximo poder de retención de líquidos después de diez ciclos de lavado y secado. Intenta evitar poner a tu bebé un pañal que no esté al 100% en las siestas o por las noches, para evitar escapes innecesarios.

 

  • Tipo de tejido (fibras naturales). El tipo de tejido también determina la cantidad de lavados previos que un pañal necesita para comenzar a usarse. Las gasas necesitarán menos lavados, mientras que los absorbente con varias capas, como los de refuerzo o los predoblados, necesitarán algo más.

 

No olvides usar una malla de lavado y proteger los velcros con sus tablas de lavado o abrochándolos en el centro si no cuentan con un lugar donde enganchar los velcros mientras se lavan.

1 Comment(s)

Elena González:
10/12/2020, 07:02:28 PM
Reply

Gracias! Muy interesante y muy bien razonado ☺️

Leave a Comment